Recibir la noticia de que se tiene cáncer es  devastador, no sólo parea el que lo padece sino también para su entorno familiar. Esto se debe a que cuando se diagnostica, el panorama se torna totalmente incierto e inseguro, tanto desde el punto de vista emocional, como económico. Muchas personas se quedan literalmente “en la calle”, forma como desaparecen sus ahorros y patrimonio para poder hacerse los tratamientos convencionales, de los cuales son muy pocos los casos en los que se obtienen resultados satisfactorios.

Para la mayoría es una sentencia a muerte en el corto plazo y por si fuera poco, va acompañado de sufrimiento físico y emocional. Si bien es cierto, todos tenemos que morir algún día, nadie quiere morir dejando su misión inconclusa o dejar a sus seres queridos. Entonces surge la NO ACEPTACIÓN, ¿Por qué  a mí?,  ¿Por qué a nosotros? Además  del daño psicológico y emocional, el área espiritual se torna muy vulnerable y la fe puede quebrantarse. Se ha dicho por costumbre, con importancia y resignación, que sufrir una enfermedad tan cruel como el cáncer es parte del destino o la mala suerte. Esto es falso, NO LO ACEPTE. Nadie está libre de cáncer, pero hay opciones.

Se estima que en Centro América, el 70% de los casos tratados tradicionalmente, fallecen; y el 30% sobreviven, de estos últimos, la mayoría con una pésima calidad de vida. Según la OMS a nivel mundial en el 2012, fallecieron 8.2 millones de personas debido al cáncer, prevaleciendo el cáncer de mama y cérvix, seguido por pulmón, hígado, estómago, colon y esófago. Se espera que para el año 2022, alcance una cifra de  22 millones de muertes. Lo anterior es sumamente alarmante, lo cual indica que algo no se está haciendo bien o que las terapias tradicionales no están solucionando el problema y lejos de erradicarlo, cada año se agrava más y aumenta dramáticamente el número de nuevos casos. Por lo que hay que buscar otras opciones.

Basados en la anterior información y sabiendo que en el mundo no se había descubierto ningún medicamento para esta enfermedad, en Laboratorios Pharmalat, se trabajó durante muchos años hasta descubrir un medicamento que puede combinarse con las terapias actuales o utilizarse como única terapia con sorprendentes resultados, que se convertirá en una luz de esperanza para el mundo de la salud, ya que es posible mejorar su porcentaje de efectividad actual que es del 68% a 93%. Pharmalat está a escasos meses de subir su efectividad a 84.6% acercándose al porcentaje máximo de curación, ya que el restante 7% es de origen genético, en donde la ciencia aún le falta trabajar.

Oconex está registrado como un suplemento coadyuvante a base de flavonoides, aminoácidos y minerales. No es invasivo, ni contraviene ninguna de las terapias tradicionales, sino que ayuda a que estas aumenten su efectividad pero eliminando o disminuyendo drásticamente los severos efectos secundarios que provocan.

Poco a poco, paso a paso; la comunidad médica está utilizando Oconex y Limtox como tratamiento del cáncer, evidenciándose resultados satisfactorios, el primero de ellos como tratamiento coadyuvante en terapias contra el cáncer y el segundo, Limtox como preventivo de enfermedades  crónicas e incurables.

En Pharmalat estamos haciendo una investigación científica totalmente separada de los cánones que se han seguido para descubrir un medicamento y de ahí el éxito de los resultados obtenidos.

“Es una locura querer obtener resultados distintos, si seguimos haciendo lo mismo…” (Albert Einstein).

Guillermo Castro

Gerente de Línea Oncológica

Innovación BioMolecular Pharma

Una división de Pharmalat, S. A.

PBX (502) 66281100