“…La diferencia si fue brutal… con el OCONEX® me repuso tantas cuestiones que hasta yo hacía directos en Facebook hablando con mis amigos y haciendo canciones, tenía energía…”

David Vela cuenta la historia de como descubrió que algo extraño sucedía en su testículo derecho. El relata que sintió una fuerte punzada y su testículo derecho estaba de un tamaño anormal. David tiene mucha confianza con su mamá e inmediatamente le comenta de lo que ha descubierto.

El pasó su primera quimioterapia sin OCONEX® y comenta que fue su juventud, optimismo y el hecho que era la primera quimioterapia lo que le ayudó a soportarla de esta forma, sin embargo si tuvo falta de energía, mucha nausea y falta de apetito. “Yo solo quería dormir para escapar de la realidad y otra cosa es que no tengo ganas de nada”. A partir de la segunda quimioterapia ya fue con ayuda de OCONEX® que logra soportar los pesados síntomas de la quimioterapia.

David comenta que al estar tomando OCONEX® sus energías regresaron, su apetito regresó y se sentía mucho mejor en general, incluso los doctores se sorprendían al ver el progreso de su recuperación.

Ahora David se siente contento de su recuperación, agradecido con los resultados de OCONEX® y comenta que esta experiencia le ha servido para madurar como persona y ver la vida de diferente perspectiva.